“El escritor aspira a que su escritura construya una ciudad”

Juan Carlos Méndez Guédez

Image

El autor venezolano residenciado en Madrid respondió preguntas a través de la red social Twitter y afirmó que sus escritos giran en torno a la afectividad. Su próxima novela es Chulapos Mambo, editada por la editorial Lugar Común

Abril Mejías Romhany

El desplazamiento continuo entre ciudades y países marca la vida de Juan Carlos Méndez Guédez y también su escritura. Tal vez por la necesidad de permanencia y quietud piensa que los escritores sueñan con levantar su propio lugar.  Y entre territorios y calles, su última novela se sitúa en el humor mezclado con un verano madrileño.

El libro de Esther es su obra más conocida, fue publicada por primera vez en España en 1993, por la editorial Lengua de Trapo. En 2011 fue reeditada por la editorial Lugar Común, en Venezuela. “La novela es una historia de viaje, del amor como imposibilidad, de desafío al desgaste del tiempo, de regreso a la adolescencia. Quizás lo que atrapa es la idea de que la adolescencia nos entrega verdades que luego olvidaremos”, indicó Méndez Guédez en la entrevista realizada por su cuenta en Twitter: @mendezguedez, con una respuesta que no pudo limitarse a un tweet.

Su próxima novela Chupalos Mambo será publicada este año también por la editorial Lugar Común. Ya en España se publicó en 2011 con la editorial Cadadcartón. Para él las identidades locales no son un límite, piensa escribiendo en las personas del idioma español. “Quiero construir historias que conmuevan a un lector independientemente de su identidad local”, expresó.

Méndez Guédez lleva una ciudad dentro, una ciudad que trasciende y se mezcla con la que él quiere pintar con su escritura. Un lugar que tiene el Ávila en el fondo, el cielo de Barquisimeto, paredes doradas como Salamanca, un mar como el de Canarias, con olor aceite de oliva como Madrid…”Y es también Praga o París, Sevilla o Segovia. Es una ciudad proteica, múltiple, fragmentaria y total”.

Más allá de los lugares imaginarios y reales de donde se mueve, existe un duelo por haber dejado Venezuela. Expresó que allí quedó una vida incompleta, una vida posible. Y todavía hay momentos en los que sueña con más rabia que nostalgia, estar en el país, como cuando la masacre de Llaguno: “Me hubiese gustado estar allí con una piedra en la mano”. O cuando, hace poco, quemaban su casa de estudios donde se graduó de Letras, la UCV: “Hubiese deseado encontrarme ahí con los puños en alto”.

Con más de 15 obras publicadas, para Méndez Guédez la escritura dejó de ser vocación y se convirtió en necesidad. En un oficio de todos los días donde resuelve contradicciones en síntesis, donde sus personajes viajan como él y con él, porque que los viajes invitan a la sabiduría, porque sabe que emigrar es la posibilidad de renacer y eso hay que contarlo, según él.

Su literatura parece delinearse en el concepto de ciudad: “Cada ciudad te transforma. Cada una te regala la posibilidad de imaginar historias. Son  páginas en blanco. Una ciudad que desconocemos o conocemos parcialmente nos pide palabras para llenarla de imaginación, para hacernos en ella un suelo”. Y ese suelo múltiple se seguirá llenando, a través de sus libros, de personajes posiblemente destinados al desplazamiento y al desencuentro.

(9/1/2012)

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: